Pongamos fin a las crisis evitables

“Cuéntales que has estado en un lugar donde no hay comida, donde no tienen agua, ni escuelas, ni clínicas”.

“Cuéntales que has estado en ese lugar. La gente no será capaz de creer que existe un lugar así en la tierra.”

El pasado mes de agosto, nuestro compañero Khurram Masood, que trabaja con el equipo de Save the Children respondiendo a la emergencia en el Cuerno de África, nos pasaba estas palabras para el blog. Palabras que compartían un grupo de ancianos de un poblado etíope cercano a la frontera con Somalia le contaban cuando les preguntó si tenían algún mensaje para la gente que leería el blog.

Tristemente, ahora mismo –cinco meses después del inicio de la emergencia- existen muchos lugares como este en el Cuerno de África. A día de hoy 13 millones de personas en esta región, lo que equivaldría aproximadamente a un tercio de la población española, están sufriendo la peor crisis alimentaria del siglo XXI.

Nunca más: acabemos con el hambre extrema

Desde Save the Children, Intermón Oxfam ONE y otras organizaciones internacionales, hemos impulsado una Declaración exigiendo a los gobiernos que tomen medidas urgentes y eficaces para evitar que crisis alimentarias como la de África Oriental se repitan.

¿Por qué lanzamos esta declaración? La razón está clara: la crisis del Cuerno de África se podía haber evitado. Los sistemas de alerta avisaron de la gravedad de la situación meses antes. La situación se ha deteriorado además porque el precio de los alimentos básicos ha subido y el poder adquisitivo de la población ha disminuido al morir o enfermar su ganado por la sequía. Un desastre para la población más vulnerable.

La región contaba con sistemas de alerta que avisaron de la gravedad de la situación desde principios de año. Pero ni los gobiernos de la región ni la comunidad internacional actuaron ante las primeras señales de alarma. Además, no se están abordando los problemas de fondo: pobreza, falta de inversión y conflictos.

Indicios de crisis en la región del Sahel

Ahora, también en la región del Sahel de África del Oeste, donde conviven algunos de los países más pobres del mundo, como Níger, Burkina Faso o Chad, han saltado las alarmas. Se han identificado una serie de factores que están contribuyendo a la crisis que se avecina. La escasez de precipitaciones y de los niveles de agua, las malas cosechas y la falta de pastos, los precios de los alimentos y la disminución de las remesas de los emigrantes están causando serios problemas en la región. En 2010, la región del Sahel ya sufrió una grave crisis alimentaria de la que todavía se estaba recuperando.

Ambos casos representan las últimas llamadas de atención sobre una situación que debemos tratar de cambiar porque en nuestras manos está el cambio. Desde Save the Children e Intermón Oxfam estamos recogiendo firmas para presentar ante el Parlamento Español la Declaración. Ayúdanos  a unir voces y gritar juntos, ¡Nunca más: acabemos con el hambre extrema!

  1. hambrenuncamas ha publicado esto
Comentarios del blog proporcionados por Disqus